viernes, 25 de noviembre de 2016

Olegario Marotías Cabrera y Teodora González Cayuso




OLEGARIO MAROTÍAS CABRERA (n. 1903 Oreña, m. 1992 Oreña) y TEODORA GONZÁLEZ CAYUSO  (n. 1902 Oreña, m. 1947 Oreña), casados el 15 de mayo de 1926 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.
Sus hijos: Celestina (1926), Electicia Virginia (1928-2015), Florencia (1929-2016), Maximina (1930), Concepción (), Manuel (1932-2014) y Adela (1933-2009).
Labradores  con residencia en Caborredondo.




OLEGARIO era hijo de Florencio Marotías Fernández  (n. 1878 Oreña, m.) y Virginia Cabrera Santamaría (n. 1880 Padruno, m. 1940 Oreña).

Sus hermanos: Saturnino (1902-1991), Vicente (1907-1911), Hilario (1909-1911) y Virginia (1910-1984).

Era nieto paterno de Pedro Marotías Olasar (n. 1840 Otañes, m. 1905 Oreña) y María Fernández Sánchez (n. 1831 Oreña, m. 1921 Oreña).

Era nieto materno de Miguel Cabrera Rodríguez (n. 1834 Villa de Ciervos León, m. 1894 Padruno) y Rudesinda Santamaría (n. 1839 Quijas, m. 1917 Oreña).


TEODORA era hija de Agapito González Vela (n. 1859 Torriente, m. 1916 Oreña) y Constantina Cayuso Iglesias (n. 1870 Quintana, m. 1923 Oreña).

Sus hermanos: Socorro (1893-1894), Jesusa (1896-1970), Antonio (1898-), Rosario (1900-1985), Gloria (1904-1983), Serafín (1908-1963) y Ángela (1910-1993).

Hermanos del 1º matrimonio de Agapito con Ángela Valdés Vela (1861-1887): Francisco (1882-1971) y Antonio (1887-1888).

Era nieta paterna de Antonio González Osuna (n. 1829 Padruno, m. 1872 Viallán) y Teresa Vela González (n. 1821 Viallán, m. 1894 Viallán).

Era nieta materna de José Cayuso Ruiz (n. 1845 Quintana, m.) y Teodora Iglesias González (n. 1841 Toñanes, m. 1911 Oreña).



Raíces: Jesusa, la hermana de Teodora, estaba casada con Vicente Sánchez Gutiérrez (1896-1944), primo carnal de mi madre Leonor.



Anecdotario:
Las dos fotos me envía B. Bielva y le dice Mª de la Paz Vega Marotías (nieta de Olegario) “que el día que segó el prado de 15 carros, estaba a las 4,00 de la mañana y llegó un poco tarde al trabajo en la mina”.





Otros familiares en este blog:

Sus hijos:


Hermanos  de Olegario:


Padres de Teodora:


Hermanos de Teodora:





sábado, 19 de noviembre de 2016

Andrés Argüeso Sánchez de Pando y Carmela Usamentiaga Díaz




ANDRÉS ARGÜESO SÁNCHEZ DE PANDO (n. 1898 Novales, m. 1971 Torrelavega) y CARMELA USAMENTIAGA DÍAZ    (n. 1902 Cádiz, m. 1979 Oreña), casados el 15 de abril de 1925 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos: Andrés (1926-1999) y Jaime (1928).

Maestro de primera enseñanza con residencia en Caborredondo.




ANDRÉS era hijo de Jaime León Argüeso Gutiérrez (n. 1871 Rudagüera, m. 1948 Novales) y Fermina Sánchez de Pando Palencia (n. 1870 Novales, m. 1948 Novales).

Sus hermanos: Teresa Ramona (1895-1895), Antonio (1896-1897), Remedios Ángela (1899-1905), María Antonia (1901-) y Francisco (1902-1974).

Era nieto paterno de Juan Antonio María Argüeso Ruiloba (n. 1839 Rudagüera, m. 1925 Rudagüera) y Teresa Gutiérrez Santibáñez (n. 1843, m. 1921 Rudagüera).

Era nieto materno de Francisco Sánchez de Pando Gómez (n. 1823 Novales, m.) y Ramona Palencia y Sánchez de Pando (n. 1834 Novales, m.).


CARMELA era hija de Valentín Usamentiaga Díaz (n. 1860 Oreña, m. 1927 Caborredondo) y Guadalupe Díaz Fernández (n. 1861 Oreña, m. 1930 Caborredondo).

Sus hermanos: Manuel (1884-1939), Doroteo Florentino (1888-1935), Marina (1889-) y Daniela Rosario (1894-).

Era nieta paterna de José Usamentiaga Fernández (n. 1825 San Martín de Quevedo (Valle de Iguña), m.) y María Ana García Izquierdo (n. 1818 Oreña, m. 1877 Caborredondo).

Era nieta materna de Manuel Díaz Arroyo (n. 1833 Puente Avíos, m. 1881 Oreña) y María Fernández Calderón (n. 1818 Oreña, m. 1895 Caborredondo).



Raíces: Manuel, el hermano de Carmela,  era el padre de Manuel Usamentiaga Jareda (1911-1991) casado con Trinidad González Gutiérrez (1909-1999), prima carnal de mi madre Leonor.



Anecdotario:

Andrés en 1918 obtuvo el título de Maestro de primera enseñanza por la Escuela Normal de Oviedo.


D. Andrés con un grupo de alumnos en las Escuelas de Santillana del Mar. Año 1958. Allí estuvo destinado desde 1953 hasta 1960.

D. Andres destinado a las escuelas nuevas de San Roque como Maestro junto a Dª Cándida desde su inauguración hasta su jubilación en 1964. 



Otros familiares en este blog:

Padres de Carmela:


Hermanos de Carmela:




Nota:

Los ascendientes de D. Andres están tomados del libro de Carlos Argüeso Seco “Linaje de los Argüeso” Año 2011.


viernes, 18 de noviembre de 2016

Valentín Usamentiaga García y Guadalupe Díaz Fernández


Foto de Valentín y Guadalupe en 1911 con sus hijas y nietos.
De izqda a drcha: María, Guadalupe, Marina, Valentín, José Usamentiaga Jareda (1905-1984), Carmen, Teresa Jareda Sánchez (1881-1938) y en brazos Guadalupe Usamentiaga Jareda (1908-1998) .


VALENTÍN USAMENTIAGA GARCÍA (n. 1860 Oreña, m. 1927 Caborredondo) y GUADALUPE DÍAZ FERNÁNDEZ  (n. 1861 Oreña, m. 1930 Caborredondo), casados el 6 de septiembre de 1883 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos: Manuel (1884-1939), Doroteo Florentino (1888-1935), Marina (1889-), Daniela Rosario (1894-), María ()? y María del Carmen (1902-1979).

Labradores con residencia en Caborredondo



VALENTÍN era hijo de José Usamentiaga Fernández (n. 1825 San Martín de Quevedo (Valle de Iguña), m.) y María Ana Garcia Izquierdo (n. 1818 Oreña, m. 1877 Caborredondo).

Sus hermanos: Juana (1850-1906), Cirilo (1855-), Matilde () y Esteban (1862-).

Era nieto paterno de Martín Usandizaga Egusquiza (n. 1786 Asteasu Guipúzcoa, m.) y Francisca Fernández Collantes (n. 1794 San Martín de Quevedo (Valle de Iguña), m.).

Era nieto materno de Manuel García Vallejo (n. Val de Castrecia Palencia, m. 1880 Oreña) y Juana Izquierdo Sigler (n. 1788 Oreña, m. 1842 Perelada).


GUADALUPE  era hija de Manuel Díaz Arroyo (n. 1833 Puente Avíos, m. 1881 Oreña) y María Fernández Calderón (n. 1818 Oreña, m. 1895 Caborredondo).

Era nieta paterna de José Díaz (n. Puente Avíos) y Felipa Arroyo (n. Puente Avíos).

Era nieta materna de Manuel Fernández Cayón (n. 1788 San Martín de Quevedo, m. 1858 Caborredondo) y María Calderón Cóbreces (n. Padruno, m. 1857 Caborredondo).



Raíces: Su hijo Manuel era el padre de Manuel Usamentiaga Jareda (1911-1991) casado con Trinidad González Gutiérrez (1909-1999), prima carnal de mi madre Leonor.



Anecdotario:

Valentín Usamentiaga Jareda escribe en su libro “OREÑA pueblo con mil años”:

“Doroteo Florentino Usamentiaga Díaz

Nació en Oreña, el día 28 de Marzo de 1888.

Hijo de Valentín Usamentiaga García y de Guadalupe Díaz, si hay un refrán que dice que la cara es el espejo del alma, en este personaje ocurría todo lo contrario, pues su cara superaba en seriedad a la de un Magistrado del Tribunal Supremo, pero en sus hechos se quedaban muy cortos Antonio Vico y Miguel Ligero.

Puedo decir de este hombre que fue el de las aventuras extraordinarias.

Desde niño trabajó en el mostrador y llegó a hacerse un gran cocinero y navegó con este oficio en la Compañía Trasatlántica.

Un buen día, llegó a Veracruz y se le ocurrió saltar a tierra y pasando por una plaza y viendo mucho público allí reunido, se acercó a ver lo que pasaba. Y lo que pasaba era que estaban subastando loros. Las ofertas de aquella subasta eran de medio peso y un buen ejemplar un peso. Cuando a Florentino le pareció oportuno, mandó veinte pesos por el loro que estaba en turno. ¡Qué más quiso oír el indio! La palabra “para usted”, fue la contestación inmediata. Pero a Florentino la broma le salió cara, pues se largó y tuvo que salir un guardia tras él y como no tenía los veinte pesos encima, fue a Comisaría, de donde para salir, tuvo que venir el capitán del barco con los veinte pesos. Y así pudo salir, no sin exigir por delante el loro, que le fue entregado y vino a morir en la calle de la Palma de Cádiz, poco antes que el mismo Florentino.

Tomaba unas copas en un bar del muelle de Cádiz, cuando entrándole sueño, se fue a un banco junto al monumento de las Cortes de Cádiz, donde se quedó dormido como un lirón. Se acercó un ratero a por las botas y ya le había quitado una, cuando despertó Florentino y al intentar huir el ratero, le dice: “llévate la otra, que con una sola no haces nada”.

De permiso en casa, llega la hora de incorporarse al barco, pero encuentra en el muelle a unos amigos, se lía en copas y pierde el barco, lo que fue una salvación, pues el barco naufragó en aquel viaje.

Vuelve a embarcar y en ruta de América, llega a Nueva York. Estaba trabajando en la cocina, cuando desde el muelle le llama un señor y le dice: - Paisano, no tienes nada que beber?  -  ¿de dónde eres?  Le pregunta Florentino. – Soy español, de Santander.  – De Santander soy yo también, pero no te conozco. – Es que yo soy de un pueblo que se llama Oreña. – De Oreña no puedes ser tú, que el que es de Oreña soy yo. – Que sí, hombre, que soy hijo de tío Sindo y Tía Lucía. – Pues espera un poco que somos parientes. Y Florentino, que ya , hacía rato le había conocido, le dio unos vasos de vino y cuando ya estaban bien los dos y a pesar de estar la ley seca en todo su rigor, sacaron una botella de coñac con la que cogieron una trompa tremenda, pero con la gran suerte de pasar desapercibidos.
Yendo un día de paseo por el parque de Cádiz, al pasar por el estanque se fijó en los cisnes y recordando sus tiempos de cazador, vuelve a casa, se echa encima el revólver  y se dirige de nuevo al estanque, donde se lía a tiros con los cisnes, matando a tres o cuatro. Le detuvieron y para salir, tuvo que pagar los cisnes a peso de oro.

Cuando le parecía, cogía la caña, se iba al mar y lanzaba los anzuelos sin carnada, y si alguno se apercibía y le preguntaba:   - ¿Pero qué haces, Florentino? él contestaba muy tranquilo: - El que quiere picar, que pique, pues yo no engaño a nadie.


Murió este célebre Florentino en Cádiz por el año 1935 y su entierro fue una importante manifestación de duelo. Mucho lo sintió el barrio de la Viña, y sobre todo los pescadores de la Caleta, que no podían olvidar el rancho que les preparaba el día que no podían salir a la mar y no tenían una “perra”.



Otros familiares en este blog:

Sus hijos:




Manuel Usamentiaga Díaz y Teresa Jareda Sánchez




MANUEL USAMENTIAGA DÍAZ (n. 1884 Oreña, m. 1939 Oreña) y TERESA JAREDA SÁNCHEZ   (n. 1881 Oreña, m. 1938 Oreña), casados el 24 de septiembre de 1904 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos: José (1905-1984), Guadalupe (1908-1998), Manuel (1911-1991), Valentín (1915-1991), Juan (1917-1960), Jesús (1918-2014) y Florentino (1922-).

Labradores con residencia en Caborredondo



MANUEL  era hijo de Valentín Usamentiaga García (n.1860 Oreña, m. 1927 Caborredondo)  y Guadalupe Díaz Fernández (n. 1861 Oreña, m. 1930 Caborredondo).

Sus hermanos: Doroteo Florentino (1888-1935), Marina (1889-), Daniela Rosario (1894-) y María del Carmen (1902-1979).

Era nieto paterno de José Usamentiaga Fernández (n. 1825 San Martín de Quevedo (Valle de Iguña), m.) y María Ana García Izquierdo (n. 1818 Oreña, m. 1877 Caborredondo).

Era nieto materno de Manuel Díaz Arroyo (n. 1833 Puente Avíos, m. 1881 Oreña) y María Fernández Calderón (n. 1818 Oreña, m. 1895 Caborredondo).


TERESA  era hija de Juan Jareda Pacheco (n. 1860 Arroyo Santillana del Mar, m. 1891 Oreña) y María Sánchez de la Torre Gómez de la Torre (n. 1857 Caborredondo, m. 1941 Oreña).

Sus hermanos: Jesús (1882-1916), Amelia Eleuteria (1885-1968), Ángeles (1890-1891) y Manuel ().

Era nieta paterna de Manuel Jareda Herrera (n. 1828 Arroyo Santillana del Mar, m. 1888 Arroyo Santillana del Mar) y Marcelina Pacheco Díaz (n. 1827 Arroyo Santillana del Mar, m. 1903 Arroyo Santillana del Mar).

Era nieta materna de Alejandro Sanchez de la Torre Gómez (n. 1834 Oreña, m. 1890 Caborredondo) y Tomasa Gómez de la Torre García (n. 1820 Oreña, m. 1885 Oreña).



Raíces: Su hijo Manuel estaba casado con Trinidad González Gutiérrez (1909-1999), prima carnal de mi madre Leonor



Anecdotario:


Valentín Usamentiaga Jareda escribe en su libro “OREÑA pueblo con mil años”:

“María Sánchez Gómez

Esta mujer, más conocida por tía María, “La Chata”, heredera directa de los cántabros, nació en Oreña el año 1855.

Era hija de Alejandro Sánchez, “Montoín” y de Tomasa Gómez. Sólo tuvo un hermano que emigró de niño a América, al poco tiempo, dejó de escribir y jamás se volvió a saber de él.

Pasó su juventud en el barrio de Caborredondo, a donde un buen día llegó un arrogante mozo, nacido en Arroyo, a quien su padrino no se le ocurrió otra cosa que ponerle por nombre en la pila de la Colegiata de Santillana. “Juan”… Jareda Pacheco. Se enamoraron y contrajeron matrimonio en la iglesia parroquial de Oreña. De este matrimonio vinieron al Mundo cuatro hijos: Manuel, Teresa, Eleuteria y Jesús Jareda Sánchez.

Este Juan, que fue mi abuelo, empezó su nueva vida carreteando y transportando patatas desde Reinosa a Comillas, pero a los once años de casado, una pulmonía se lo llevó en plena juventud, quedando tía María, viuda, quien sin desanimarse se hizo cargo del negocio, pasando los años por esas carreteras de Dios hasta criar los hijos.

Voy a referir algunos detalles de aquella vieja de temple de acero a quien pocas veces vi sonreír y que usaba siempre un cordel para dar leña. En uno de los viajes de Reinosa a Comillas, al pasar por la Turbera (Torres), donde entonces había una o dos casas, se encontró con dos hombres enmascarados;  traía a su hijo Jesús con ella, que era un niño;  los enmascarados dieron varias pasadas al carro, pero tía María no se quedó en él, sino que bajó con la ahijada en la mano y salió a la par de las vacas, sin que ellos la molestaran, pero al otro día se enteró de que estos enmascarados habían desbalijado un chalet aquella noche, en Torres.

Pasan los años, se casan los hijos y queda con ella su hija Teresa, casada con Manuel Usamentiaga, que fueron mis padres. En esta misma casa nacimos todos los hermanos, pero al marchar los dos mayores a Méjico, quedamos los dos medianos, que éramos los que podíamos dar guerra, mi hermano Juan (que en paz descanse) y yo.

Una tarde de estas de puro invierno, nos fuimos a jugar al gran desván que tenía la casa y vimos sobre una viga una cosa rara, que enseguida pasó de mano en mano. Empezamos a mirarla y sacamos en concreto que aquello era algo para tapar la cabeza, aunque los ratones habían dado buen fin del terciopelo que lo adornaba. Cuando ya le habíamos sacudido el polvo y me tocaba a mi el turno de ponerla, se le ocurrió a tía María asomar al desván y los cordelazos que yo llevé no se pudieron contar.

A los gritos, llegó mi madre, que como era natural se plantó, y al preguntarle la causa de aquella paliza, le contestó tía María que porque teníamos puesta la montera que llevó su padre a donde el rey Prim.

No se me olvidó esta frase, pues nunca oí tuviéramos un rey que se llamara Prim, pero como del hilo se saca la madeja, saqué en claro que allá por el año de la regencia de Serrano fue el General Prim Jefe del Gobierno, hasta quien llegó Alejandro Sánchez, de apodo “Montoin”, con una misión de deslindes de terrenos, que bien pudieran ser asuntos internos de Alfoz de Lloredo, pero el llegó a Palacio en abarcas, escarpines, capa y montera y trajo resuelto el problema.

Recuerdo de niño, estar pescando en las Sopeñas y muy cerca se bañaban las chicas del pueblo, a pesar de que en aquel tiempo no se usaban bañadores, sino un camisón que las cubría de pies a pescuezo y al acercarse a ellas los mozos del pueblo, llamaron a tía María que pasaba junto a mi, y tan solo con darles una voz salieron los mozos en fila india en dirección al barrio.

Sobre el año 1929, una noche oyó los gritos de auxilio que salían de la casa de Virginia Cabrera, “la Cabrita”, que en un momento nos despertaron a todos; salimos ella y yo los primeros, pues me decía que se estaba quemando la casa. Yo me adelanté casi dormido, pero al llegar al corral no vi llamas, pero sí me encontré con un hombre que salía y torcía por la cambera de casa de Ernesto Luguera, hoy de Rosa Pérez; llegué al portal y todavía no paraban de dar gritos aquellas mujeres que estaban durmiendo en el cuarto de abajo, pues el dormitorio o sala no lo usaban cuando estaban ellas solas. Llegó tía María y todavía les costó abrir la puerta. Imagínense lo que pasarían aquellas mujeres allí solas,  pero la contestación de tía María al momento, evitó Dios  sabe qué. Lo que sí puedo asegurar es que si en vez de ir yo delante va mi abuela, aquel hombre que yo vi y de quien no hice caso, no sale de la corralada. Recuerdo que a la media hora ya estaban allí Olegario, Dora, Quico, Lope y todo el barrio, y lo mejor que ocurrió fue que aquel hombre saliera huyendo, pues si cae en manos de los que iban llegando, lo hacen tajadas.


Era tía María una pescadora excepcional, casi constante en el mar; andaba de piedra en piedra a sus ochenta años, y el camino del puerto o Braña de Jozcaba lo conocía al dedillo, pues lo pasó muchas veces para llevar suministro a su padre. Como no fuese ella y tía Fidela García, esposa de Luis Somohano, no creo yo que muchas mujeres se atreviesen a pasar aquel camino de lobos.”



Otros familiares en este blog:

Sus hijos:





jueves, 17 de noviembre de 2016

José Usamentiaga Jareda e Inés García González



JOSÉ USAMENTIAGA JAREDA (n. 1905 Oreña, m. 1984 Oreña) e INÉS GARCÍA GONZÁLEZ   (n. 1904 Oreña, m. 1991 Oreña), casados el 14 de febrero de 1931 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos: José (1931-2008) y María  (1933).

Labradores con residencia en Caborredondo



JOSÉ   era hijo de Manuel Usamentiaga Díaz (n.1884 Oreña, m. 1939 Oreña)  y Teresa Jareda Sánchez (n. 1881 Oreña, m. 1938 Oreña).

Sus hermanos: Guadalupe (1908-1998), Manuel (1911-1991), Valentín (1915-1991), Juan (1917-1960), Jesús (1918-2014) y Florentino (1922-).

Era nieto paterno de Valentín Usamentiaga García (n. 1860 Oreña, m. 1927 Caborredondo) y Guadalupe Díaz Fernández (n. 1861 Oreña, m. 1930 Caborredondo).

Era nieto materno de Juan Jareda Pacheco (n. 1860 Arroyo, m. 1891 Oreña) y María Sánchez de la Torre y Gómez de la Torre (n. 1857 Caborredondo, m. 1941 Oreña).


INÉS  era hija de Andrés García Sánchez (n. 1862 Caborredondo, m. 1943 Oreña) y Carmen González Sánchez (n. 1870 Oreña, m 1954 Oreña).

Sus hermanos: Trinidad (1895-1966), José (1899-), Manuel (1906-1970) y Andrés (1913-1937).

Era nieta paterna de Diego García Izquierdo (n. 1824 Oreña, m. 1898 Oreña) y Juana Sánchez Gómez (n. 1826 Oreña, m. 1904 Oreña).

Era nieta materna de José González Gómez (n. 1833 Caborredondo, m. 1896 Caborredondo) y Trinidad Sánchez Herrera (n. San Esteban de Cerrazo, m. 1881 Oreña).



Raíces: Manuel, hermano de José, estaba casado con Trinidad González Gutiérrez (1909-1999), prima carnal de mi madre Leonor.


Anecdotario:

(Facilitado por su nieta Mª del Carmen Argüeso Usamentiaga).

José emigró a México cuando tenía 18 o 19 años junto a su hermano Manuel y regresa a Oreña un año antes de casarse. Después marcha a Jerez donde estuvo unos años y cuando de nuevo regresa a Oreña  es empleado en  ultramarinos  Diestro de Torrelavega y se jubila en Oreña.

Foto tomada en Caborredondo de los hermanos de José que le envía su madre Teresa a México en 1923.
De izqda a derecha: Juan, Valentín, Jesús,  Florentino en brazos de Virginia Marotías Cabrera (1910-1984) y Guadalupe.




Otros familiares en este blog:

Hermanos de José:


Hermanos de Inés:




sábado, 5 de noviembre de 2016

Agustín Fernández Obregón y Cristina Aguazo Calvo


Retrato cortesía de su  nieta Amparo Fernández González

AGUSTÍN FERNÁNDEZ OBREGÓN (n. 1907 Oreña, m. 1981 Santander) y CRISTINA AGUAZO CALVO   (n. 1907 Oreña, m. 1992 Oreña), casados el 10 de octubre de 1931 en la Iglesia Parroquial San Pedro Apóstol de Oreña.

Sus hijos: Francisco (1932-2016), Amparo (1933), Rafaela (1936), Severiana (1938) y Ramiro (1942).

Labradores con residencia en Bárcena.



AGUSTÍN   era hijo de Ramiro Fernández Seco (n.1873 Villapresente, m. 1942 Oreña)  y Rafaela Obregón Sáez (n. 1871 Bárcena, m. 1911 Oreña).

Sus hermanos: Emilio (1897-1984), Teresa (1898-1900), María (1900-), Asunción (1901-), Agustín (1902-1902), Daniela (1903-1903), Rosa (1904-1904), Lucía (1905-), Tomás (1906-), Paulino Miguel (1908-1926), Antonio (1910-1910) y Francisco (1911-).

Era nieto paterno de Clemente Fernández González (n. Campóo) y Rosa Seco Sánchez (n. 1837 Santillana del Mar, m.).

Era nieto materno de Bernabé Obregón Barreda (n. 1835 Cortiguera, m. 1933 Oreña) y Josefa Sáez Noriega (n. 1840 Oreña, m. 1929 Viallán).


CRISTINA  era hija de Cipriano Aguazo del Campo (n. 1876 Torriente, m. 1950 Oreña) y María Calvo Noriega (n. 1876 Oreña, m. 1912 Oreña).

Sus hermanos: Juan Antonio (1900-), María Luisa (1901-1969), María (1903-1903), Serviliana (1905-1932) y Paulina (1909-1918).

Era nieta paterna de Alberto Aguazo Gutiérrez (n. 1827 Viveda, m.) y Rosalía del Campo Fernández (n. Ubiarco, m. 1920 Oreña).

Era nieta materna de José Calvo González (n. 1817 Viallán, m. 1896 Bárcena) y Juana Noriega Calvo (n. 1856 Viallán, m. 1926 Oreña).



Raíces: 

María Luisa, hermana de Cristina, estaba casada con Eusebio Amancio Martínez Quevedo (1894-1955) hermano de María (1881-1918) casada con Manuel Gutiérrez González (1875-1961) hermano de mi abuelo materno Estanislao.



Otros familiares en este blog:

Padres de Agustín


Padres de Cristina

Cipriano Aguazo y sus hijas